Historia de los Mundiales de Baloncesto

Medallero histórico

SelecciónOroPlataBronceTotal
Yugoslavia54211
EEUU53412
Rusia35210
Brasil2226
España20 0 2
Argentina1203
Grecia010 1
Turquia010 1
Chile00 22
Francia0022
Filipinas0011
Croacia0011
Alemania0011
Lituania0011

Todas las Ediciones

Oro – Argentina / Plata – EEUU  / Bronce – Chile

Oro – EEUU / Plata – Brasil  / Bronce – Filipinas

Oro – Brasil / Plata – EEUU  / Bronce – Chile

Oro – Brasil / Plata – Yugoslavia  / Bronce – URSS

Oro – URSS / Plata – Yugoslavia  / Bronce – Brasil

Oro – Yugoslavia / Plata – Brasil  / Bronce – URSS

Oro – URSS / Plata – Yugoslavia  / Bronce – EEUU

Oro – Yugoslavia / Plata – URSS  / Bronce – Brasil

Oro – URSS / Plata – EEUU  / Bronce – Yugoslavia

Oro – EEUU / Plata – URSS  / Bronce – Yugoslavia

Oro – Yugoslavia / Plata – URSS  / Bronce – EEUU

Oro – EEUU / Plata – Rusia  / Bronce – Croacia

Oro – R.F. Yugoslavia  / Plata – Rusia  / Bronce – EEUU

Oro – R.F. Yugoslavia / Plata – Argentina  / Bronce – Alemania

Oro – España / Plata – Grecia  / Bronce – EEUU

Oro – EEUU / Plata – Serbia  / Bronce – Francia

Oro – EEUU / Plata – Serbia  / Bronce – Francia

Oro – España / Plata – Argentina  / Bronce – Francia

Desde 25 Agosto al 10 de Septiembre

MVP

Año MVPSelección
1950Oscar FurlongArgentina
1954Kirby MinterEEUU
1959Amaury PasosBrasil
1963Wlamir MarquesBrasil
1967Ivo DaneuYugoslavia
1970Sergei BelovURSS
1974Dragan KicanovicYugoslavia
1978Drazen DalipagicYugoslavia
1982Rolando FrazerPanamá
1986Drazen PetrovicYugoslavia
1990Toni KukocYugoslavia
1994Shaquille O´NealEEUU
1998Dejan BodirogaR.F. Yugoslavia
2002 Dirk NowitzkiAlemania
2006Pau GasolEspaña
2010Kevin Durant EEUU
2014Kyrie IrvingEEUU
2019Ricky RubioEspaña

Máximos anotadores

JugadoresSelecciónPuntos
Oscar SchmidtBrasil843
Luis ScolaArgentina823
Andrew GazeAustralia594
1963Yugoslavia563
Piculin OrtizPuerto Rico511
Dragan KikanovicYugoslavia491
Pau GasolEspaña482
Panagiotis GiannakisGrecia469
Juan Carlos NavarroEspaña462
Marques WlamirDrazen Petrovic437

Los origenes

La historia del Campeonato Mundial está íntimamente ligada a la trayectoria personal de William Jones, el hombre que movió los hilos del baloncesto mundial en plena posguerra desde su despacho de la UNESCO, organismo del que era alto funcionario en Munich. Como un visionario más de los muchos que han acelerado los logros de la humanidad, William Jones se marcó un gran objetivo: convertir el baloncesto en uno de los motores que sacara a la sociedad de la depresión en que estaba sumida tras la espantosa guerra padecida.
Los Juegos Olímpicos de Londres significaron el primer paso para esta lenta recuperación de las heridas dejadas por la guerra. El baloncesto se apunta un gran éxito. Estados Unidos consigue el oro con facilidad, pero la participación es muy numerosa y el nivel de algunos equipos mejor de lo esperado tras un lustro de inactividad. Con este telón de fondo y las buenas vibraciones provocadas por el desarrollo de los Juegos, William Jones se embarca en la tarea de organizar un Campeonato Mundial y designa como país organizador a Argentina.
El 22 de Octubre de 1950 en el célebre Luna Park bonaerense se lanza el balón al aire con el  que dará comienzo el primer partido de un Mundial. Perú y Yugoslavia tienen el honor de enfrentarse en un enfrentamiento histórico resuelto por un escaso 33-27 a favor de los peruanos.
Diez equipos participaron en este gran acontecimiento deportivo que contó con el apoyo total del gobierno argentino del General Perón, se saldó con el triunfo del equipo anfitrión y padeció la primera intromisión de la política al negarse Yugoslavia a jugar contra España.
Estas primeras ediciones quedaron marcadas por la mala organización y los frecuentes incumplimientos en materia de instalaciones, la intromisión de la política en la marcha de la competición y la pujanza del equipo brasileño. En el primer aspecto hay que destacar el traslado desde Sao Paulo a Río de Janeiro (1954) por no haberse finalizado la cancha prevista, motivo similar al que obligó a retrasar la edición chilena (1959) y disputar los encuentros en campos de fútbol, o el frío que padeció Montevideo (1967). La política que apareció en la primera edición
con la incomparecencia yugoslava ante España, continuó en tierras chilenas al negarse la Unión Soviética y Bulgaria a jugar contra Taiwán, lo que costó el titulo a los soviéticos, y culminó en 1962 con la negativa filipina a otorgar visados a los países comunistas de Europa, lo que motivó
la anulación del Campeonato y su traslado a Brasil, país que en el plano deportivo dominó las primeras ediciones con dos títulos y otros tantos
subcampeonatos.
La relajación en la “guerra fría” entre Estados Unidos y la Unión Soviética a comienzos de la década de los años setenta ahuyentó los
fantasmas de los problemas políticos, al tiempo que una cierta madurez de la competición permitió solventar los problemas de las infraestructuras. A partir de la edición disputada en Yugoslavia en 1970, el Campeonato entra en una fase de normalidad en la que solamente las flojas actuaciones de Estados Unidos -volcado en los Juegos Olímpicos, pero a espaldas del Mundial,- empañan la competición.
Son tiempos en los que Yugoslavia, con sus míticas estrellas Slavnic, Cosic, Kikanovic… y la URSS con los Sergei y Alexander Belov, Paulaskas, Tkachenko…, se alternan en la conquista del oro, siempre con Brasil como tercero en discordia ante el desinterésnorteamericano.
El campeonato del Mundo sale incólume de los sucesivos boicoteos a los Juegos Olímpicos de Moscú (1980) y Los Ángeles (1984). Este hecho
fortalece la competición, consigue que Estados Unidos envíe equipos de gran nivel a Colombia (1982), pese a caer en la final contra la URSS, y
España (1986) donde consiguen el título con un conjunto jovencísimo compuesto por futuros talentos de la NBA como David Robinson o Tyrone
Bogues entre otros. Aquel Mundial de 1986 con 24 equipos en liza marca un punto de inflexión en su desarrollo: canchas excepcionales, un público volcado y un espectáculo deportivo de primer nivel transmitido por televisión a todo el mundo.
La autorización de la FIBA para que los jugadores de la NBA participen en todas las competiciones y la desmembración de la Unión Soviética y Yugoslavia en diversas repúblicas independientes marcaron el inicio de una nueva etapa que tuvo por escenario las ciudades canadienses de Toronto y Hamilton en 1994.
 
A partir de esa edición, en la que Estados Unidos fue el equipo campeón, Yugoslavia en dos ocasiones y España entras dos ocasiones han entrado a formar parte de ese prestigioso club de los mejores equipos de baloncesto de las historia de los mundiales.