La temporada 95/96 sirvió para coger impulso, para cambiar aspectos del club que ayudarían en un futuro próximo a conseguir objetivos que parecían inalcanzables. Los cambios empezaron por el banquillo donde llegaría un serbio que venía de ganar 5 ligas consecutivas y 2 Copas de Europa con el histórico Dorna Godella femenino.

phil-cartwright

La remodelación de la plantilla fué importante, dando galones a tres jugadores que serían muy importantes durante los próximos años, Nacho Rodilla, Victor Luengo y Berni Alvarez. Este último llegaba procedente de Tarragona, joven pero experiencia en la liga EBA y en primera división pero todavia joven, llega con 24 años, con mucho margen de mejora.  A Berni lo ficharon después de que jugara unas ligas de verano en Alcoi y recuerda aquella temporada así para www.acb.com “En aquella Liga de Verano coincidí con Víctor Luengo, Nacho Rodilla, J.J. Llamas, Jesús Fernández, César Alonso…ese grupo fue el que jugó el año siguiente, y con el que conseguimos el ascenso a ACB. Aquel año trabajábamos muchísimo, pero fuera de la pista nos lo pasábamos genial. Recuerdo estar entrenando dos horas como animales con Miki Vukovic, y cuando acabábamos nos quedábamos haciendo un rondo al lado. Miki salía de su despacho y se nos quedaba mirando, diciendo “¡¿Pero qué hacéis todavía aquí?!”. Creamos un buen rollo que fue una de las claves para que todo esto fuera para arriba”.

A tener en cuenta el papel que desempeñó, no sólo en aquella temporada sino en todas las que estuvo en el club, Cesar Alonso, el eterno segundo base del equipo, un rol en el equipo que puede no parecer importante, pero que Cesar ejercía a la perfección, sus salidas a pista revolucionaban el partido, cambiaban la dinámica y conseguian meter al equipo en partido cuando esto parecía imposible.

En el puesto de pivot llegaría este año un norteamericano Phil Cartwright, un jugador lejos del glamour de sus predecesores pero que fué pieza clave en el equipo. Estaba acompañado de varios jovenes valores de la cantera valenciana como Ruben Burgos, todavia en edad junior pero tuvo ocasión de participar en varios partidos y mostrar su calidad en el juego sobretodo con sus tiros abiertos. Pablo Esmoris, Antonio Tortajada, Jesus Fernández, Felipe Enguix y Ernesto Martinez tuvieron oportunidad de disputar algunos minutos en la cancha aunque no tuvieron la continuidad necesaria para desarrollar su carrera deportiva en el club.

La temporada en lo colectivo fué una buena temporada, el equipo se encuadró en un grupo junto con equipos catalanes y valencianos, donde destacaba el CB Cornellà lider del grupo con un jovencisimo Oriol Junyent. Posteriormente se accedía una fase donde se repartían los equipos en grupos de 4, donde Valencia Basket compartiría grupo con Huelva, Fuenlabrada y Arrasate ocupando la primera plaza de este grupo.

La siguiente fase era ya la definitiva, se disputó en Lugo donde los mejores ocho equipos se enfrentaban a partido único, para decidir quienes serían los dos primeros que en teoría se ganaban el derecho a ascender a la máxima categoria del baloncesto nacional. Derrotaron en cuartos al Oximeca Albolote (99-75, 21 puntos de Llamas y 19 de Rodilla), semifinales al Bilbao Patronato donde jugaba el hoy director deportivo de Estudiantes y anteriormente de CAI Zaragoza Willy Villar (97-65, con 31 puntos de Berni Álvarez), y ya en la final no pudieron hacer nada frente al Spar Granada (87-104) de un ex Alberto Fabón, un partido intrascendente pero que la fecha 26 de mayo de 1996, será recordada como el principio de una época de éxitos en Valencia y que 20 años después todavia es celebrada y recordada. A pesar de conseguir el ascenso por la vía deportiva, tuvo que refrendarse con la compra de los derecho deportivos del Zaragoza y de esta manera retornar a la máxima competición por la vía rápida.