Kemba Walker se retira

hace 2 semanas · Actualizado hace 2 semanas

Tras pasar por el Mónaco y luchar contra las lesiones pone fin a su carrera deportiva

El genial base que se hizo un nombre en Charlotte Hornets deja el baloncesto con 34 años y pone rumbo a la retirada. Las lesiones han marcado el final de la carrera de un jugador estupendo, que se fraguó una reputación intachable en la NBA pero que anuncia su marcha tras vivir una dura experiencia en la Euroliga, donde ha tenido un rol residual en el Mónaco. Desde el banquillo, ha promediado 4,4 puntos, 1,4 rebotes y 1 asistencia en apenas 11 minutos, con un 42,5% en tiros de campo y un 36% en triples. Muy lejos quedan aquellos tiempos en los que hacía diabluras con el balón, era el líder de un proyecto primero y el fichaje estrella de unos Celtics que buscaban el anillo pero que no lo ganaron con él.

Quiero empezar agradeciendo a Dios por todo lo que me ha dado. El baloncesto ha hecho por mí más de lo que nunca podría haber imaginado y estoy muy agradecido por el increíble viaje que he tenido”, aseguró el base en un comunicado compartido en sus redes sociales. En la NBA, Walker disputó 12 temporadas repartidas entre Hornets, Celtics, Knicks y Mavericks, en las que promedió 19,3 puntos y 5,3 asistencias, liderando a los Hornets en puntos y en triples, además de ser segundo en asistencias. Durante su carrera llegó cuatro veces al All Star y ganó el premio a Jugador Más Deportivo en dos ocasiones. Antes, en UcConn, se hizo un nombre ganando la NCAA en 2011 y siendo elegido MVP del torneo.

about:blank

La caída de Walker empezó en la 2020-21, cuando era jugador de los Celtics. Llegó a la franquicia verde un año antes y se fue a 20 tantos y 5 pases a canasta de promedio, pero la eliminación en finales del Este ante los Heat en la burbuja de Orlando desmadejó la química de una plantilla herida. Tras ello, el base, que había llegado a la entidad para sustituir el malogrado paso de Kyrie Irving, empezó a sufrir problemas de rodilla. Disputó sólo 43 partidos esa temporada, que se redujeron a 37 en la siguiente, ya con la camiseta de los Knicks, equipo al que fue traspasado, pero sin evitar con ello una paulatina caída a los infiernos que ya no cesó.

Los Mavericks de Luka Doncic supusieron la última gran aventura de Kemba Walker. Allí mostró su último gran ramalazo de talento a pesar de disputar sólo 9 partidos. Ante los Cavaliers sumó 32 puntos, 5 rebotes y 7 asistencias en una exhibición total que no se transformó en victoria. Su llegada al Mónaco no se tradujo en resurrección. El base ha sido parte de la plantilla que ha ganado la competición doméstica francesa la misma temporada que los Celtics, su exequipo, conquistaban el anillo de la NBA. Tras eso y con 34 años, Kemba anuncia su retirada dejando tras de sí un gran legado, una carrera profesional estupenda ensombrecida por unos últimos años de lesiones y dificultades. Que no quitan que haya tenido un talento descomunal. Una de esas historias que se quedan a medias, pero que no dejan indiferente a nadie.

Te interesa...

Subir