Josh Giddey, Scottie Barnes y Cade Cunningham de los Cavs ganan el concurso.

El concurso se dividía desde este año en cuatro desafíos. El primero, el de tiro, consistía en anotar el mayor número de tiros posibles desde cinco posiciones con distinta puntuación. El segundo desafío ponía en valor la habilidad de pase. Objetivos en movimiento en los que había que acertar, tirando de la mejor puntería posible. El siguiente el desafío de bote por relevos, un circuito de velocidad y habilidad en el que los jugadores tuvieron que esquivar obstáculos y anotar.