La franquicia de Pensilvania y el alero han llegado a un acuerdo para que este siga vistiendo los colores de Philadelphia durante dos temporadas, en las que recibirá un total de 20 millones de dólares.

El jugador viene de promediar 9,5 puntos por partido con un 40,5% de acierto en triples en su primera temporada en los 76ers, a los que llegó tras proclamarse campeón de la NBA con los Lakers