El sábado se consiguió una nueva victoria, ante un rival incómodo como Baloncesto Fuenlabrada.  Un viejo conocido de la afición Marko Popovic se hechó el equipo al hombro y a base de tiros de larga distancia mantuvo a su equipo en el partido hasta que en el tercer cuarto el rodillo taronja consiguió doblegar al rival.

diot-fuenla-valenciabasket-12122015

En los dos últimos partidos contra Venezia y Fuenlabrada hemos podido ver como Valencia Basket tiene armas para luchar en partidos trabados, defensivos, donde el juego no es vistoso y partidos donde los ataques se imponen a las defensas, abiertos, espectaculares, bonitos para el aficionado. Si analizamos ambos partidos vemos que esta temporada, el equipo tiene muchos y variados recursos, todos los jugadores de la plantilla aportan al juego del equipo (tanto en defensa como en ataque), el esfuerzo en la canasta propia es innegociable pero esto no es incompatible con talento ofensivo.

Las estadísticas no siempre son capaces de recoger todo lo que los jugadores hacen por y para su equipo, pero en este último partido podemos ver, como un jugador individualista como Marko Popovic a pesar de anotar 17 puntos para su equipo, con él en pista su equipo pierde de 20 puntos. Por parte de Valencia Basket fijándonos en esta misma estadística del más menos, con Hamilton en pista superamos al rival en 26 puntos y con Diot 24. Poco tenemos que hablar de la actuación de Justin que ya nos tiene habituados, me gustaría eso si destacar la del francés que no sólo aportó 8 puntos (entre ellos el triple final que supuso llegar a la mágica cifra de 100 puntos) y 8 asistencias, esta es la clave de la mayoría de partidos jugados por el equipo esta temporada, cuando el equipo taronja ataca moviendo el balón y buscando al compañero mejor situado, el equipo lo nota y la victoria es más fácil.

Esta victoria supone la décima en liga y la decimonovena sumando la Eurocup, pero este arranque no debe ser el fin sino un medio para que esta temporada pueda ser recordada durante muchos años, para ello es necesario que como bien dice Pedro Martinez en rueda de prensa, se debe seguir puliendo detalles, mejorando día a día y pensando en llegar bien a los momentos decisivos donde se deciden los títulos.

No obstante, el récord de Miki Vukovic, nos debe servir como aliciente tanto para la afición como al equipo para darlo todo en todos los partidos y para recordar donde comenzó a fraguarse la historia de este club, como se consiguió la Copa de 1998 y como se empezaba a llegar a las finales europeas, como se empezaban a vivir tardes y noches memorables en la Fonteta que esperemos poder recordar en esta temporada que ha empezado muy bien y esperemos que acabe en la misma línea. Aunque no pensemos que no vamos a perder nunca, que hasta los todo poderosos Warriors han perdido.