Los partidos correspondientes a la jornada 27 de la Euroliga,  en los que estaban implicados equipos rusos, quedaron suspendidos este jueves tras la decisión tomada por la Euroliga. Los encuentros afectados fueron el Bayern-CSKA de Moscú y el Baskonia-Unics, que se jugaban este jueves, y el Zenit San Petersburgo-Barça, que estaba programado para este viernes.

La organización de la máxima competición europea justificó la decisión como “medida de precaución” previa a la reunión que los 18 clubes integrantes celebrarán este viernes. El Barça había anunciado horas antes la decisión de no viajar este jueves a San Petersburgo, para medirse este viernes al Zenit en la Euroliga, por el conflicto bélico en Ucrania.