Según declaraciones de su presidente el equipo hebreo, Simon Mizrahi  ha perdido siete de sus once patrocinadores, por lo que ve peligrar conseguir un presupuesto que le permita seguir compitiendo al nivel de esta temporada.

[su_youtube url=”https://youtu.be/eHkGFKXSSho” width=”440″ autoplay=”yes”]

Esto se une a que aproximadamente el 50% del presupuesto proviene de la venta de entradas, circunstancia que no se podrá dar seguro en los partidos que supongan la conclusión de esta temporada y posiblemente de una parte de la siguiente.

Esta situación puede ser extensible a otros clubes del baloncesto europeo, por lo que puede haber un baile importante de jugadores este verano y una reducción importante de los presupuestos de la gran mayoría de los equipos.

[cluster categorias=”454″ menos=”27724″]