Eric Surís tiene practicamente cerrado un acuerdo con el Nadezhda que en los próximos días se hará público para sustituir Maros Kovacik como entrenador de un equipo que este curso ha disputado la Euroliga (quedó tercero en la fase de grupos, superado por el Avenida y el Dynamo Kursk, fuera de los cuartos de final), y que en su competición doméstica cayó muy anticipadamente a cuartos ante el Zyriandochka.

Orenburg, una ciudad rusa de más de medio millón de habitantes situada muy cerca de la frontera con el Kazajistan. Allí, a 1.500 kilómetros de Moscú, el técnico gerundense reanudará la próxima temporada su carrera en los banquillos tras ser destituido a primeros de noviembre por el Spar Girona.

El equipo ruso ha perdido cierto potencial económico (en 2019 ganó la Eurocup ante el Montpellier), pero seguirá siendo uno de los referentes de su país y del baloncesto continental como lo ha sido estos últimos años.

Eric Surís, de 38 años, llegó a Fontajau la temporada 2016/17 y permaneció hasta este otoño, cuando el club optó por relevarlo por Alfred Julbe en busca de una sacudida tanto de juego como de resultados. Antes había llevado a cabo una larga etapa de ocho años al CB Salt, en la liga EBA masculina, y también era coordinador del baloncesto del GEiEG. Con el Spar Girona su hito más destacado fue el título de Liga Femenina de 2019.