Michaela Onyenwere no sigue en Uni Girona

El club ha anunciado esta misma mañana la desvinculación de la jugadora, fichada el pasado verano tras ser considerada la mejor “rookie” de la WNBA con los New York Liberty. A pesar de no poder debutar hasta diciembre por culpa de una lesión, y sin disputar la Euroliga porque no estaba inscrita, ha disputado 14 partidos con una media de 10,2 puntos por actuación.

Pere Puig ha explicado la situación en rueda de prensa

Aunque la voluntad siempre ha sido que Onyenwere terminara la temporada en Fontajau, tal y como dice su contrato, el club finalmente ha tenido que ceder a las fuertes presiones que ha recibido por parte de los agentes de la propia jugadora, que vuelve al su país. A cambio, Uni ha recibido una cantidad económica como compensación, pero Puig ha dejado bien claro que “no nos interesaba el dinero, sino lo que queríamos era que Onyenwere continuara en Girona“.

Con un contrato “garantizado” por toda la temporada y “sin opción de corte”, como establecieron todas las partes unos meses atrás, un mes antes de la celebración de la Copa de la Reina los agentes de la jugadora se pusieron en contacto con el club. “Nos comunican que ella quiere irse porque tiene una oferta de su franquicia en la WNBA que le paga mucho dinero”. El mensaje llega “reiteradas veces” a Fontajau, lo que “no era bueno para la estabilidad del equipo”. Por eso, se decide hacer una propuesta y cerrar así el tema. “Les respondemos diciendo que vamos a abrir de nuevo el debate si ganamos la Copa”. Pero eso no ocurre, así que el mensaje que va de vuelta hacia los agentes está claro: “Debemos seguir trabajando y luchando y Michaela no saldrá, porque así lo dice su contrato”.

La cosa no acaba aquí, porque el entorno de Onyenwere elige otra estrategia para intentar presionar a Uni. “Nos llega un informe hecho en Nueva York donde se nos especifica que es indispensable que la jugadora salga. Esto nos desquicia, porque el tema de la salud mental es preocupante. Le ofrecemos ayuda del club, psicológica y médica. Pero no recibimos ninguna respuesta. Queda claro que su objetivo era forzar la salida. Se acaba transformando en un elemento de negociación”, dice Puig. Incluso, explica que el club habla con la propia Onyenwere y es ella quien “reconoce que se siente muy presionada por tomar esta decisión”. Sin ninguna alternativa, por tanto, se ha llegado a un acuerdo para rescindir la vinculación, recibiendo un dinero a cambio.

Ahora, a pocas jornadas para que se acabe la liga regular, y con piezas aún a medio gas por culpa de las lesiones, el Spar Girona ve cómo su vestuario pierde un efectivo. “Cerramos filas con la gente que sí está comprometida con el día a día del club. Con aquellas jugadoras que están dando el máximo ante las dificultades. Todas ellas tienen nuestro apoyo”. Las que haya a disposición de Alfred Julbe y Laura Antoja saltarán mañana al parqué de Fontajau para enfrentarse al BAXI Ferrol (20 h). Esto, sólo tres días antes de recibir el Perfumerías Avenida.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter