La capitana de Gernika no estará en Valencia, porque ya ha empezado a encaminar su futuro hacia un horizonte laboral fuera del deporte y no puede seguir con normalidad en la dinámica de entrenamientos del equipo en el que lleva ocho temporadas, una en la Liga Femenina-2 y las otras siete en la máxima categoría. De todas formas, el club confía en que la jugadora altsasuarra, que ya ha cumplido 34 años, pueda seguir ayudando a sus compañeras de alguna manera hasta final de la que va a ser su última temporada en activo.

Díez había tenido un rol más secundario que en anteriores campañas y hasta ahora ha disputado quince partidos de liga con seis minutos de media en cancha. También participó en los dos choques de la Supercopa y en uno de la primera burbuja de la Eurocup. Su capacidad de liderazgo y su competitividad va a ser difícil de sustituir en el vestuario de Maloste, aunque hay varias jugadoras capaces de hacerlo.