Stephen Curry pisaba el Madison Square Garden para hacer historia. Tras trece años de carrera estaba a solo dos triples de convertirse en el que más había anotado en 75 años de NBA. 

Faltaban exactamente 7:33 minutos para concluir el primer cuarto cuando el base de los Warriors anotaba el triple número 2.974 de su carrera. Primero recibió el abrazo de Draymond Green mientras todos los jugadores corrían a felicitarlo. Seguidamente cogió el balón y se lo dio a su padre, Dell, mientras el público no paraba de vitorearlo con una atronadora emoción. Fue en su regresó al parqué cuando fue felicitado por Ray Allen. Fueron un cúmulo de sensaciones. Cuando se sentó en el banquillo, brotaron lágrimas de sus ojos. He aquí el momento exacto en el que batió el récord.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter