Victoria de los Celtics en el Garden

Los Celtics se colocan 2-1 en la serie ante Warriors (100-116)

Tras 12 años de espera había ganas de final en Boston. Los verdes cogieron ventajas desde el inicio, frenaron los intentos de remontada de los Warriors y sentenciaron con un gran último cuarto. Además, Curry se ha lesionado y no está clara su participación en los siguientes encuentros. Una mala noche para los Golden State

Los Celtics fueron por delante en el 99% del partido. Dominaron de forma clara la primera mitad gracias a un gran comienzo de partido, que le permitió llegar al final del primer cuarto con una ventaja de (22-33), y de (56-68) al descanso tras unos minutos más igualados.

 

Los Warriors ya dieron síntomas antes del descanso de sobreponerse a su peor comienzo de partido, pero fue en el tercer cuarto cuando se acercó a su habitual versión, cogiendo velocidad de crucero para igualar la contienda e incluso ponerse por delante en algunas posesiones (89-93).

Podíamos prever un final de partido igualado, pero dos situaciones clave derivaron a un dominio absoluto de los verdes hasta la victoria final. Una fue el gran nivel exhibido por Tatum en los compases finales, y otra fue el hecho de que Curry tuvo que abandonar la pista para ya no volver tras caérsele Horford sobre su pierna izquierda en un lance del juego. Todo esto impulsó un parcial local de (11-23) que nos dejó sin emoción en los minutos finales ante la alegría de los más de 19.000 espectadores que asistieron al TD Garden.

Boston dominó la pintura, 52 puntos interiores y 15 rebotes ofensivos, y con eso dominó el partido.

 

En Boston destacaron los usuales Jaylen Brown, 27 puntos, 9 rebotes y 5 asistencias, Jayson Tatum, 26 puntos, 9 asistencias y 6 rebotes, con canastas importantes en momentos importantes, y Marcus Smart, 24 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias. Horford ayudó con 11-8-6, Robert Williams aportó 8 puntos, 10 rebotes, 4 tapones y 3 recuperaciones, brillando en defensa, y Grant Williams sumó desde el banco con sus 10 puntos y 5 rebotes.

En los Warriors casi todo se centró en el duo Stephen Curry, 31 puntos y 4 rebotes, y Klay Thompson, 25 puntos y 3 asistencias. Tras ellos poco más, Wiggins, 18 puntos y 7 rebotes, aunque con pobres porcentajes, y Poole, 10 puntos, lejos de sus mejores números de esta temporada.